El Mito del Vacío

Publicado: mayo 28, 2012 en Cuentos
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , ,

Por Adrián Nieve/Diodoro

“¿Dónde se ha ido Dios? Yo os lo voy a decir. ¡Nosotros lo hemos matado, vosotros y yo! ¡Todos nosotros somos sus asesinos!

(Nietzsche, 1888)

Nací hace setenta años exactos y es todo lo que diré sobre ello. Quizá porque esa fecha no tuvo ninguna importancia sino hasta que cumplí cuarenta y tres, cuando dejé de ser un cualquiera y me convertí en profeta; eso no me aseguró ni la mujer ni la comida en la mesa pero sí la inmortalidad. Hoy me dicen maestro y me miran con temor, hoy miro con desdén y hago mofa de su credulidad. Quien sea que vea esta video confesión espero tenga un buen sentido del humor, sobre todo si fue uno de mis creyentes. Después de todo, no se juega con la fé de millones para luego confesar la travesura con tanta calma. Incluso con tanto goce. Me inauguré de profeta días después de que mi esposa me dejara, lo hizo por razones comprensibles, lo cierto es que no tengo la más mínima costumbre de higiene u orden, el trabajo tampoco es amigo mío y nunca quise su compañía; por otra parte si le había quitado a esa persona el vestido y la chapa de hembra lo hice con todo el sufrimiento de quien se sabe un hijo de puta. Vine a perjudicarla a ella, justamente tan santurrona, tan mojigata, tan perjudicable. Asumo que fui su peor calvario pues ni me casé en iglesia, ni le hice un hijo y, siendo sincero, en más de una ocasión a mí me dio asco acostarme conmigo mismo. Pero la resignación es así, es capaz de tragar mierda con tal de no claudicar ante la derrota, supongo. Segundos después que ella cerrara la puerta entre sollozos –dándose cuenta de la vida perdida conmigo – fue arrollada por un auto en plena calle; fui testigo de esto ya que salí al umbral de la casa con fin de despedirme y desearle suerte en su vida. No sé si con deseo de mofa o de sacarle jugo a la tortura de mi presencia hasta el último segundo posible, pero sé que viendo volar sus maletas, que dejaban caer su contenido en una mistura de calzones y corpiños multicolores, algo dentro de mí conectó y empecé a reír frenéticamente, ¿Por qué?, pues porque ella siempre había querido hacer algo con su vida, y no era culpa mía que hubiera decidido postergarla por mí y… bueno… los quince segundos de nuestra sala a la calle no le bastaron para lograr nada. Al día siguiente continuaba sin poder parar mis carcajadas, y eran tan sonoras y contagiosas que todo el mundo se reía conmigo. Lo cierto era que al no poder parar, ni siquiera podía dormir o comer o hacer lo que sea, estaba varado en una mortal carcajada que bien podía haberme costado la vida.

Ahora, no recuerdo qué diablos fue lo que me condujo a trepar aquel cerro, pero lo ascendí en solitario escuchando mis sonoras carcajadas perderse en el silencio de aquella noche, y lo hacía rezando fervorosamente. “Por favor diosito, no dejes que me muera, no así, no ahora, no me mates a carcajadazos que no me imagino muerte más ridícula.” Y no sé si fue la entrega ciega a mi fe de aquella noche, o si fue el hálito de muerte que mi carcajada interminable brindaba a mis días, lo cierto es que cuando llegué a la cumbre me esperaba un Cristo gigantesco sentado sobre una piedra. Mi reacción fue reírme. Aun en medio de semejante carcajada, como resignándome a la locura o a la muerte, quizá a esas alturas ya ni me importaba. Pero cuando ese Jesús habló, la carcajada cesó. Ni siquiera recuerdo qué fue lo que me dijo, tampoco me queda claro si era el diablo disfrazado o el mismísimo miembro de la Trinidad quién me dio el cargo de profeta. Total que no importaba mientras la risa cesase. Es mejor olvidarlo, pues a veces pienso que saber para qué clase de cretino predicaría me habría dificultado el trabajo.Y ahora que lo pienso, no podría continuar sin antes recordar cómo entré en consciencia de mi inmortalidad. No, no fue la muerte de mi esposa, aunque debo decir que librarme de ella me agudizó el oído que perdí por sus constantes quejas y mejoró el pulso que me temblaba con las tan seguidas ganas de golpearla que tenía. Tras el incidente con ese Cristo, me encontré a mi mismo en una planicie cerca del mar mediterráneo algunos años después sin la más mínima memoria de lo que había pasado desde aquella noche. Algo aturdido y cojudo, me levanté para toparme con el paisaje en que Gibreel y Chamcha habrían aterrizado tantos años atrás y caminé sin rumbo, pensando que todo aquello era un sueño prolongado hasta que llegué a una de esas fronteras donde la cortesía diplomática no necesita de copas y un buen vino, sino palos y balas. Cuando recibí el tiro en la cabeza sentí un fuerte dolor que se expandió a lo largo de mi cráneo y las órbitas de mis ojos, caí al suelo y desperté en una choza donde los afligidos padres de la muchacha, que sin querer había salvado al interponerme involuntariamente entre la bala y ella, me besaban las manos entre mocos y lágrimas. Ahí conocí a mi Magdalena, a ella parecía no importarle ni el aroma a podrido de mi cuerpo ni la obesidad transparentada en sudor que me caracterizaba. Esa mujer fue más que mi Magdalena, fue mi Aisha, eramos tan parecidos que nos comprendimos de inmediato, sus padres me la dieron en sinónimo de agradecimiento y ella aceptó de buena gana y sin poner ninguna queja.

A veces pienso que era aquel particular aroma que emitíamos, ambos, el que llamaba la atención de la gente antes que mis espectáculos suicidas. Y no saben lo curioso que me es haber olvidado el nombre de esa muchacha. Su presencia era como una herida leve, esas que arden de una manera adictiva, que te tocas solo para sentir ese ardor que te confirma estar vivo, porque ser inmortal es tan sólo otra forma de morir. La muchacha con sus modales tan tradicionales para su cultura, su entrega secreta cuando teníamos sexo, y el aroma consiguiente que nunca cesó de fascinar fueron un manantial en este infierno de la vida eterna. Estoy seguro que lo recuerdas espectador, de seguro que tú la viste allá por el inicio de mi prédica. Y debiste haberla deseado, todos la deseaban. No los culpo, su figura de ninfa era un ornamento a su aire tiránicamente atractivo, y muchos ojos la registraban exhaustivamente ante la sorpresa de mi enojo. Tenían la osadía de retarme mirando a mi mujer. Tenían el descaro de menospreciar mi autoridad imaginándose con ella en quién sabe qué actos de coito y lujuria. Y si la hice apedrear por los feligreses fue porque no existe mejor cura a la fe que la muerte del objeto divinizado, aun mejor si eres tú quien mata al objeto ¿O me dirás que aun habrían religiones judeo-cristianas si es que alguien se apareciese con el cadáver de Dios por la tele? Y acusarla, gozando ante la delicia de sus mansos ojos aceptando lo que es mejor para mí, fue la mejor manera de mostrar cuan absoluto soy, cuan fuerte es mi palabra, esa que todos atribuyen a ese Dios todopoderoso ¿Lo recuerdas no? Su cuerpo destrozado, luego profanado y nunca enterrado mas que en los estómagos de animales carroñeros, muerta en la misma planicie donde sin querer la salvé para añadirle un sentido de poesía a toda esa charada.Ahí aprendí que un profeta debe poder matar con su prédica a quienes se le oponen, y evitar que estos lo maten a él. Mi inmortalidad me salva de destinos patéticos como los de aquellos asesinados por snipers o pistoleros de morandanga. Mi inmortalidad solo me deja a los enemigos ideológicos, a esos símbolos que podrían alzarse más allá de mí. Y ella era uno, tenía que morir, tenía que eliminar su trascendencia si quería sacarle algo a mi inmortalidad.

Sí, espectador: soy inmortal. Soy de esos que no envejecen y nada puede matarlos, viviré para ver cómo los años pasan y el mundo va cambiando, estaré acá para cuando tus descendientes sean polvo puro y el mundo acabe. Y no sé si así moriré al fin o si quedaré flotando eternamente en el espacio en espera de llegar, tarde o temprano, a nuevos mundos. Pero no nos alejemos al futuro, centrémonos un momento en este presente aciago. Bueno, aciago para tí. Que si yo grabo este video es para dejar constancia de mis actos y que los miles de seguidores que esperan afuera de esta habitación por mi sagrada palabra se enteren, de una buena vez, de la clase de desgraciado que seguían ¿Cuántos crees que lo aguanten? ¿Cuántos lo negarán alegando una falsificación? ¿Cuál será el conteo de suicidios de este día? Si soy un profeta, no es porque diga cosas que algún santo o demonio me comunicaron. Soy un profeta demasiado humano, de esos que improvisa parábolas vacías cuando estoy frente a multitudes porque yo sé muy bien que no hay mejor garantía de éxito que la fé del prójimo. Si yo hubiese dicho a mis feligreses que el fin del mundo sería mañana, con la vasta cantidad de seguidores con que contamos, podría apostar que tranquilamente sus lloriqueos y pánico habrían traído un verdadero fin del mundo. Soy un cretino inmortal con la habilidad de predicar una Palabra vacía, una sarta de mentirotas a las que los más desesperanzados se aferran como bebé a un seno. Mis palabras son el maná, mis pensamientos son Dios, sin mí hace mucho que incontables centenares se habrían mandando a sí mismos a la mismísima mierda y hay un triunfo vacío en saberlo, hay un placer estúpido en disfrutarlo.

Ahora bien, volviendo a cómo llegué donde estoy, diré que el verdadero reto no fue lanzarme de los puentes o caminar sobre el agua para sorprender a la plebe. La plebe es ignorante, ergo fácil de sorprender. El verdadero conflicto fue crear una ficción. Aprenderás como mi predecesor aprendió, y como yo aprendí, que todo en este mundo es un circo, que todos cumplimos un rol en la gran ficción de la vida. Pero mi reto era doble; verás, mientras unos hacen el acto de guiar, otros realizan el acto de seguir, pero eso es vacío, lo que necesitaba para dar fuerza a mis palabras y acciones era mover a la gente para que no haga un acto, sino para que su acción esté guiada por la voluntad de la verdad, cuál, te preguntarás, y la respuesta es muy sencilla: la que ellos crearan. La gente buscaba un sentido que sus creencias no les daban, que la familia minaba, que el consumo asesinaba, que no iba acorde a los deseos del mercado en que vivían, masas de imbéciles incapaces de dar sentido a su vida y yo, pues, era el más indicado para dárselas al no tener aspiraciones ni deseos pero estar bendecido, o quizás maldito, con la eternidad. Yo era un significante vacío listo para ser llenado, un recipiente al gusto del consumidor, tan solo necesité decirles que sean en mí como quisieran ser en sí. Una quimera de desenfreno que respondía a sus necesidades humanas, las necesidades salvajes de la brutalidad, de la violencia, la lujuria y la gula en las que exceden capitalmente, en un mundo donde todo, o casi todo, es una excusa para la masturbación constante. Nuestros feligreses, antes de mí, vivían vidas masturbatorias donde consumían lo que los vendedores comerciaban y anunciaban, lo compraban para desecharlo dos días más tarde, con el vacío aun en sus pechos bullendo intensamente, preguntándose porqué teniendo todo aun estaba esa angustia asfixiante. Si digo que yo represento un vacío a ser llenado, es porque mis mentiras son tan horrendas que cualquiera prefiere creerlas. No solo porque son demasiado terribles, te equivocas mí querido espectador si eso es lo que piensas. Mis mentiras son terribles mas son esperanzadoras, pero además mis mentiras brindan algo que ningún producto que el consumismo ofrece puede brindar: saciedad. Si sufres hoy por haber comprado el celular que no servirá mañana, cuando te conviertes en un creyente de mi senda, de repente puedes abrazar cualquier frase mía y ensalzarla como un bálsamo a tu angustia, de pronto sentirte completo en lo incomprobable y mandar al cuerno a todo vendedor de fetiches, a todo comerciante que se plante en tu delante ¿Quién necesita al mundo y sus muletas cuando tienen la savia de la ceguera?

No te confundas, creer puede ser una ceguera, una sordera, ambas inclusive pero siempre conllevará a un mutismo leve. Creer puede significar saciedad, creer es llenar ese vacío donde te prendas de palabras que no entiendes y les das un sentido a tu medida, o mejor dicho a la medida de tus caprichos. Y te conozco espectador. Sé que el primero que verá esta suerte de confesión televisada será a quien nombre Papa de mi Iglesia y no sabes cómo me ahce reír eso. Perdóname, pero, como antaño, me rio a carcajadas imaginándote intentando explicar lo inexplicable, porque tú y yo sabemos que este video será destruido en cuanto termine. Y no porque aprecies a los feligreses, no porque creas en el evangelio falso que he proporcionado a este mundo, cuya veracidad fue sostenida por mis actos públicos de suicidios que acababan en mi persona con vida. Si tú destruyes este video será para no perder el poder que ahora probaste, dedicarás tu vida a mis mentiras, tal como mis esposas, y morirás del mismo modo, mientras yo sigo lastimando a este mundo con mis profecías nefandas, usando diferentes máscaras en distintos tiempos. Y reiré mientras me consuelo con que no importa si fue Dios o el Diablo quien me habló esa noche, lo único que de verdad importa es que está de mi lado.

Seguramente te estarás preguntando porqué siendo yo inmortal te dejo a ti, que morirás, mi iglesia. Te preguntarás porqué los abandono y no porque les mentí. Te preguntarás el porqué de mi alejamiento repentino, justo cuando los feligreses parecen multiplicarse mágicamente alrededor del mundo. Pues bien, déjame decirte que al ver esta cinta estás adentrándote al umbral, estás en las puertas mismas del principio y del fin, este momento es el más importante de tu historia, estás presenciando la creación del mito, que no es otra cosa que una mentira muy grande para ser clasificada como una. Y ahora espectador mío, único conocedor de la verdad de mis mentiras, también te preguntarás a donde voy, y lo harás porque no sabes por qué te dejo la insoportable carga de anunciar que el profeta ha muerto, pues te diré que no voy a la derecha de un padre, hijo mío, no voy a seguir siendo un profeta. Si me voy es porque planeo tomar su trono. Voy a robar la gloria de quienes me antecedieron, voy a mirar a Dios o al Diablo, cualquiera sea mi benefactor, a los ojos y viviré gracias al don que se me ha otorgado. Voy a mentirle a un mentiroso constructor de verdades y voy a ganarle en su juego. Voy a hacer que toda patraña por mi contada ascienda al reino de lo comprobable. Voy a brillar en el vacío de las imposibilidades.

comentarios
  1. Valeria Donoso dice:

    hermoso como tus ojos

  2. Valentina Terán Cossio dice:

    vanidad hecha verso…

  3. jorge dice:

    interesante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s