Té para Tres

Publicado: febrero 11, 2013 en Cuentos
Etiquetas:, , , ,

– Inspirado en la canción del mismo título de Soda Estéreo

– Para la Pequeña Gatita, porque le gusta esta canción, porque también escribió sobre ella y por su duro fin de semana.

Él se ha puesto sus ropas más elegantes. Él ha sacado la vajilla de una de esas bisabuelas que nunca conoció, y la ha invitado a tomar el té en esa tarde de agua que cae. La mesa ha sido puesta con la minuciosidad obsesiva que le ayuda a sobrellevar su vitalidad desde el día en que adquirió conciencia. Con la misma neurosis con que puede ignorar el desliz de su pareja.

 

La lluvia golpeaba el techo causando un ruido molesto. La mujer miraba su taza, escondía sus ojos de la penetración de la mirada de su esposo. “¿Un poco de miel?” pregunta el marido con voz ronca y asfixiante, con esa monotonía de la misma carne que pruebas una y otra vez. Y ya no quieres más.

 

Su eclipse no se había completado. Ella se pandeaba de rabia en aquel vestido corto y floreado, tan rosado y chillón, con sus labios rojísimos invadidos por un pucho, que se desgastaba poco a poco en el aire amargo, dejando que el té se enfriase como si no desease beberlo. “No basta” dijo, de repente, la mujer. Él bebió un sorbo largo, simulando que no veía las lágrimas que su mujer vertía por el otro.

 

Se sumió en su brebaje buscando una manera de convertirla en algo menos críptico, distraído en encontrar una forma de romper el código arcano de su nuevo problema, evitar la corrupción de su lecho ¿cómo reparar las ruinas de algo irreversible?

 

Las lágrimas silenciosas estallaron en sollozos, y estos se convirtieron en un llanto ruidoso y desesperado. La mujer se cubre la cara con ambas manos, mientras el marido observa paciente. Ella aun deja que su té se enfríe y repite el nombre del tercero en quedos murmullos. Cuando cesa sus lloriqueos, mira al marido casi con sorpresa, rencor y pena. “No hay nada mejor…” empieza, la mujer, pero la interrumpe el marido: “No hay nada mejor que casa” sentencia con mirada suave y voz fría. Ella rompe a llorar de nuevo con renovadas energías. Afuera sigue lloviendo.

Anuncios
comentarios
  1. vicente dice:

    muy lindo la verdad!! segui asi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s